Divagaciones sobre “derechos de imagen”

Foto: © Garry Winogrand

Hace un par de días estuve en Madrid y aproveché para ver algunas exposiciones de PhotoEspaña.

La Fundación Telefónica ofrece un recorrido muy extenso por la historia del desarrollo de la fotografia gracias a la Leica. La exposición permite sobre todo re-descubrir muchos detalles sobre cómo y porque, se desarrollaron diferentes estilos de fotografía desde la Nueva Visión y el foto-reportaje clásico, hasta la fotografía humanista y la fotografía del autor, tomando como punto de partida la aportación y el impacto que la famosa Leica tuvo en cada momento. Por lo tanto, para los que ya están familiares con todos estos temas, es más bien un recorrido que refresca la memoria. Pero a mi, la agrupación de todos estos grandes nombres (Henrie Cartier Bresson, Leonard Freed, Gary Winogrand, Joel Meyerowitz – por nombrar sólo algunos de los que trabajaron sobre todo en la calle – me hizo pensar en los derechos de imagen.

Creo que la gente en Europa desarrolló una relación muy particular con este concepto, muy particular y muy poco coherente. No es raro que, cuando fotografiamos en la calle, de repente alguien se acerca pidiendo que borremos su foto, en caso de que si lo habíamos tomado. Entiendo que pueda molestar, que a veces queremos pasar desapercibidos o que simplemente alguien en un momento dado se encuentra en una situación/sitio que no quiere revelar a nadie. Para nosotros, los fotógrafos, es una situación muy frustrante y muchos por desgracia reaccionan mal, sin saber ni siguiera que en España no se puede fotografiar a la gente en la calle, a excepción de si se trata de una persona publica o que la importancia de la información prevale al derecho individual de imagen. Por lo tanto si alguien te pide a que borras la foto que tomaste de él, lo tienes que hacer y punto.

Para mi es una cuestión de respeto, que va más allá de leyes y obligaciones. Considero que tengo derecho tomar fotos, pero respeto el derecho de alguien de no querer aparecer en ellas. En una situación así, si alguien me lo pide explícitamente, borro la foto.

Pero hay otra cosa a la cual siempre pienso en este tipo de situaciones o cuando voy a ver exposiciones como la que está al origen de este post. Las personas que hoy en la calle nos piden que borremos su foto, ¿ellas nunca fueron a ver exposiciones fotográficas de este tipo? ¿Nunca miraron con admiración, curiosidad, o incluso una cierta dosis de voyeurismo fotos de Cartier Bresson, Joan Colon, Doisneau y de tantos otros? Si lo hicieron, si no tuvieron ningún problema en mirar este tipo de fotografías, ¿hasta que punto pueden exigir hoy a que se respeta SU derecho de imagen?

Una vez estuve en un bar con un amigo muy apasionado por la fotografía. Juntos hemos visto muchas exposiciones, muchas imágenes y pasado muchas horas hablando de fotos. Aquel día tomábamos tranquilamente una cerveza y de repente vi que mi amigo gira un poco la cabeza intentando en mismo tiempo tapar su cara. Me di cuenta que alguien, en otro lado de la sala, estaba tomando fotos. La reacción de mi amigo me sorprendió mucho. Pensé en todas las fotos de otras personas que hemos visto juntos y su actitud me pareció muy poco coherente.

Si todas las personas, captadas en momentos de vida muy variados, hubieran pedido al fotógrafo que destruye la foto, hubiéramos perdido una parte inmensa de imágenes maravillosas. Hubiéramos perdido mucha información sobre como la gente vivía en varios momentos de nuestra historia. Hubiéramos perdido mucha belleza y mucha emoción. Cuando miro las fotografías que Garry Winogrand tomo de las mujeres en las calles de varios ciudades, cuando pienso que todas estas fotos podrían no haber “visto la luz” si ellas hubieran exigido a que se respeta su derecho de imagen, me digo “¡Que suerte tenemos que no lo hicieron!”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Divagaciones sobre “derechos de imagen”

  1. Pero si la persona a la que sale en la imagen y esta no se ha dado cuenta, no es el todo de la fotografia si no que forma parte de ella, esta fotografia podría acarrear problemas al fotógrafo? Un abrazo Hanna.

    • hannabf dijo:

      Hola Ricard, todo depende de la situación. Si la persona consigue demostrar que al ser fotografiada ha sido perjudicada y que tú fuiste consciente que le puedes causar este daño moral etc., entonces creo que si que puedes tener problemas.
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s